Que el hashtag de los Premios Plato’10 Alicante fuera trending topic en Alicante durante los días anteriores al evento fue una garantía de éxito, es decir, utilizando el argot futbolístico, triunfó sin bajarse del autobús. Las cabeceras alicantinas lo tildaron como el encuentro de la cultura gastronómica de la provincia”, y así lo fue. Triunfó quien tenía que hacerlo, aquello que produce orgasmos a nuestros paladares y nos hace disfrutar de una necesidad. Son muchos los dichos populares que dicen que vivimos para comer en vez de comer para vivir, y la verdad es que en muchas ocasiones por saborear un buen arroz ya vale la pena vivir.

Un auténtico espectáculo que estuvo al alcance de cualquier persona que quisiera compartir su admiración por la gastronomía alicantina y por aquellos que contribuyen a ella. Por que no solo los premiados contribuyen a ella, sino, nosotros mismos, nuestras madres y padres, abuelos y abuelas, con nuestras recetas tradicionales y la experiencia de nuestros paladares a la exposición de nuevos sabores, aromas y texturas.

En definitiva una velada fantástica llena de magia, de color, de aromas y texturas singulares de una tierra, de sus pueblos y de su gente, que disfruta enormemente sentados alrededor de una mesa.

Autor: Laura Soriano (Alumna del curso Cmua 2)